LA BIBLIA EXPLICADA

5 febrero, 2015

SIGUIENDO A JESÚS SEGÚN EL EVANGELIO

Filed under: Entretenimiento,libros - religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 0:54

LOS SANTOS NO USAN SOTANAS NI HARAPOS NI TRAJES CON CORBATA

San Francisco de Asís” – es venerado como un “santo” – se dice de el que, era de una familia muy adinerada y que dejo de lado sus riquezas para seguir un camino de pobreza para servir a Dios.

De ser cierto esta biografía, se torna evidente que Francisco desconocía totalmente el Evangelio y quienes lo veneran también.

Lucas 16

1 Decía también a sus discípulos: «Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda;
2 le llamó y le dijo: “¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.”
3 Se dijo a sí mismo el administrador: “¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.
4 Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.”

5 «Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?”
6 Respondió: “Cien medidas de aceite.” El le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.”
7 Después dijo a otro: “Tú, ¿cuánto debes?” Contestó: “Cien cargas de trigo.” Dícele: “Toma tu recibo y escribe ochenta.”
8 «El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.

9 «Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.

Vemos como el administrador injusto resolvió abaratar las mercaderías que había cobrado de más, es también una forma de dar, y también enseñar, porque enseñar es dar.

Veamos: Lucas 19

1 Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad.
2 Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico.
3 Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura.
4 Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí.
5 Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.»

6 Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.
7 Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.»
8 Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo.»
9 Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham,
10 pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.»

Vemos como Zaqueo un publicano rico, decidió dar a los pobres el 50% de sus bienes, De hecho que dar no significa arrojar dinero al aire entre los pobres sino que para dar hay que usar la inteligencia.

Lo conveniente sería dar a los pobres según sus necesidades, por ejemplo: si una familia carece de una vivienda, un rico debería comprarle los materiales de construcción dárselos para que esa familia construya su vivienda con el esfuerzo propio, de esta forma, valorarían mucho más lo recibido y por el esfuerzo realizado.

No crean que es un invento de los hombres esta manera de proceder, sino de Dios.

Dios da a los hombres todo lo necesario para vivir, inteligencia, conocimiento, sabiduría y los materiales que nos da el mundo, tanto para alimentarnos como para construir nuestras vivienda, hasta que lleguemos a la meta, la vida eterna.

Si Francisco de Asís, hubiera captado el mensaje de estas dos parábolas y otras más, hubiera utilizado el dinero para dar a los pobres con inteligencia, ese dinero ya lo tenía, no es lo mismo ir por el mundo pidiendo ofrendas para llenarse los bolsillos o vistiendo como un mendigo para destacar una humildad que no se tiene, porque través de las roturas del vestido se vislumbra su vanidad.

Porque, no se trata de aparentar lo que no se es, Jesús aconseja a sus discípulos no llevar dos vestidos ni alforjas, ni dinero por el camino, es decir que, no se debe dar dinero para aparentar ser una buena persona, ya que Jesús, también recomienda hacer la caridad de forma muy discreta para evitar la fama y el poder.

Jesús describe muy bien a los fariseos que hacían todas las cosas para recibir el reconocimiento de los hombres y ser tenidos por hombres notables.

Si eres rico, da a los pobres pero con inteligencia, para que el pobre también aprenda.

Si tienes una empresa, que el salario sea digno, y comparte las ganancias con tus empleados, pero con inteligencia, como lo hace Dios con todos nosotros.

No busques que ellos te retribuyan, sino Dios que te da la vida eterna
que es para todos

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: