LA BIBLIA EXPLICADA

6 julio, 2014

DIOS NO ES UN IDOLO

Filed under: Entretenimiento,libros - religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 0:42

Un ídolo no habla, no ve, no escucha, no se puede mover, sin embargo la gente de lejanas épocas adoraban a esos ídolos, los sacaban en procesión por que no podían moverse, y como no podían ver ni escuchar ni hablar, – eran sus sacerdotes y sacerdotisas los que hacían de intermediarios con el pueblo, pero lo que decían al pueblo eran todos inventos de esos sacerdotes y sacerdotisas, todas mentiras, incluyendo al ídolo.

Lo absurdo de nuestra época es que, también nosotros tenemos un trato similar con Dios y Jesús, – si alguien dice estar en contacto con Dios, se burlan de esa persona porque consideran que contactar con Dios es imposible, ¿ y entonces que ? – ¿ que estamos haciendo ? – para que queremos un Dios así ? ¿ de que nos sirve ? – ¿ para llevarles ofrendas costosas y luego el sacerdote o sacerdotisa se lo guarden para si ?

Antiguamente la palabra de los sacerdotes de ídolos eran ley, y pobre de aquel que no cumpliera, – y las cosas eran totalmente al revés, era el dios ídolo el que pedía y el pueblo pobre era el que daba.

LO MISMO SUCEDE HOY EN DÍA.

Así trabajan las religiones. un “Dios ” que pide ofrendas y un pueblo que da, – si Dios es omnipotente, ¿ para que pide ofrendas ?

Por otra parte, el pueblo de hoy tiene un desarrollo intelectual y un conocimiento tan amplio que no tiene punto de comparación con los antiguos analfabetos.

No obstante, y a pesar de las infinidades de manifestación de Dios, tanto con su pueblo elegido como todo el mundo de hoy, seguimos tratando a Dios como si fuera un ídolo.

Pero, – no porque Dios no hable, sino porque no queremos escuchar, no porque Dios no escuche, sino porque no sabemos pedir ni que pedir, no porque Dios no vea lo que sucede en el mundo, sino porque, nosotros no queremos ver, pero, Dios está tan cerca de nosotros que hasta lo podemos tocar, y oír su voz, y si escuchamos su voz y nos dejamos tocar, recién entonces dejaremos de idolatrarlo.

Oseas 2:

16 Por eso yo voy a seducirla; la llevaré al desierto y hablaré a su corazón.
17 Allí le daré sus viñas, el valle de Akor lo haré puerta de esperanza; y ella responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que subía del país de Egipto.
18 Y sucederá aquel día – oráculo de Yahveh – que ella me llamará: «Marido mío», y no me llamará más: «Baal mío.»

Como todos sabemos, Baal era un ídolo de piedra – un “dios” hecho por manos humanas.

21 Yo te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia y en derecho en amor y en compasión,
22 te desposaré conmigo en fidelidad, y tú conocerás a Yahveh.

Y así sucedió cuando vino Jesús y llevó a cabo todas sus obras, para que se cumpla la palabra de Dios por Boca de los profetas.

Mateo 9:

18 Así les estaba hablando,
cuando se acercó un magistrado y se postró ante él diciendo: «Mi hija
acaba de morir, pero ven, impón tu mano sobre ella y vivirá.»

¿ Que ídolo puede estar tan presente con su pueblo y dar en lugar de pedir? que ídolo puede dar vida a los muertos ? ¿ que ídolo es tan rico en amor y con esa omnipotencia ?

19 Jesús se levantó y le siguió junto con sus discípulos.

¿ Que ídolo puede caminar junto a su pueblo y curar sus heridas ?

20 En esto, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años se acercó por detrás y tocó la orla de su manto.
21 Pues se decía para sí: «Con sólo tocar su manto, me salvaré.»

¿ Que ídolo puede sanar con solo tocarlo ?

22 Jesús se volvió, y al verla le dijo: «¡Animo!, hija, tu fe te ha salvado.» Y se salvó la mujer desde aquel momento.

¿ Que ídolo puede tratar así a la gente y alentarlos a seguir caminando hacia el Reino de Dios?

23 Al llegar Jesús a casa del magistrado y ver a los flautistas y la gente alborotando,
24 decía: «¡Retiraos! La muchacha no ha muerto; está dormida.» Y se burlaban de él.

Si del mismo Dios nos burlamos por su apariencia de hombre y no por sus obras, ¿donde está nuestra inteligencia ? – ¿ en que clase de Dios creemos? – yo diría que no creemos en ningún Dios – sino más bien en un ídolo de piedra.

25 Mas, echada fuera la gente, entró él, la tomó de la mano, y la muchacha se levantó.

Y ni aún así creyeron, solo unos pocos

26 Y la noticia del suceso se divulgó por toda aquella comarca.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: