LA BIBLIA EXPLICADA

9 enero, 2014

EL GRAN PELIGRO DE LA CODICIA

Filed under: Entretenimiento,libros - religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 21:52

Jesús no es repartidor de bienes terrenales…. vivir en la pobreza no significa vivir en la carencia… ser pobre no es ser carenciado, ni vivir en la penitencia o creer que a Dios le agrada los sacrificios como el ayuno…. …

Isaias 58 – 6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?
7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?
8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

Lucas 12

13 Uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo.»
14 El le respondió: «¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?»
15 Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.»

Cunado pidamos a Dios.. que sea solo lo necesario.. ni hagamos comparaciones con los que otros tienen. ya que todo en este mundo es temporal.. si la codicia te atrapa, se pegará a tu alma y te acompañará en la resurrección y no podrás entrar al Reino de Dios. será tu gusano que no muere.

Marcos 10

17 Cuando se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?”.

18 Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.

19 Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre”.

20 El hombre le respondió: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud”.

21 Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.

22 El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: