LA BIBLIA EXPLICADA

20 septiembre, 2012

EL PERDÓN DE LOS PECADOS

Filed under: Entretenimiento,Libros,Religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 21:15

Lucas 7: 36 – 50

36 Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa.
37 Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume,
38 y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.
39 Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: «Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.»

¿ Y quien no lo es ? -pero, nosotros pensamos que el pecado se reduce a lo más evidente, la pecadora por ser pública, todos la conocían, pero están también los pecados ocultos, a veces creemos que nadie nos ve, pero Dios si, también, no les damos importancia a pecados que lo creemos insignificante, pero para Dios, todos los pecados son importantes, ya Que, Jesús dice: **El que es infiel en lo poco lo es también en lo mucho**

40 Jesús le respondió: «Simón, tengo algo que decirte.» El dijo: «Di, maestro.»
41 Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta.
42 Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?»
43 Respondió Simón: «Supongo que aquel a quien perdonó más.» El le dijo: «Has juzgado bien»

Si nos ponemos en el lugar de la pecadora pública, sentiríamos también la desesperación porque creeríamos que nuestros pecados ya son imperdonables, y si nos ponemos en el lugar del fariseo, ni siquiera pediríamos perdón, tal como sucedió, pero a juzgar por lo que Jesús les decía, estos, eran más pecadores que la prostituta, porque los fariseos engañaban a la gente y llevaban muchas almas a la perdición,

Los que se creen justos porque son “”religiosos” no lo son, sus obras determinarán su justicia y también su fe, porque Dios ve nuestras obras y las intenciones de las mismas, nuestras obras de bien si llevan la intención de ser mejores personas y no pretender una retribución por la misma, es lo que agrada a Dios, pero si son lo contrario, no serán justificados por su falta de fe

,
44 y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos.
45 No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies.
46 No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume.
47 Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.»
48 Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados.»

La mujer con toda su aflicción y sus lágrimas, demostraban su verdadera intención, su verdadero arrepentimiento, porque creía que sus pecados eran muchos y graves,en cambio el fariseo no demostró ningún arrepentimiento porque no se creía un pecador, pero Dios lo sabe todo, nada escapa a sus ojos

49 Los comensales empezaron a decirse para sí: «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?»
50 Pero él dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado. Vete en paz.»

Tu fe te ha salvado, – que tu mano izquierda no sepa las buenas obras de tu derecha, entonces Dios te recompensará

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: