LA BIBLIA EXPLICADA

14 marzo, 2012

LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE – TEMA DE MATEO 18

Filed under: Entretenimiento,libros - religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 1:05

¿ Que es el amor ? Dios es amor porque es absolutamente puro, sin manchas

En cambio,nosotros no somos amor, ni siquiera sabemos lo que es ser amor –

Para llegar a convertirnos en un ser de amor, debemos dejar que Dios nos moldee como solo el sabe y puede.

Para llegar a ser” amor, debemos ser perfectos, pero ni siquiera sabemos nada de lo es ser perfecto

Para llegar a ser amor debemos ser omnipotente, pero ni siquiera sabemos nada acerca de la omnipotencia

Para llegar a ser amor, debemos tener el conocimiento de las cosas que existen y no existen

Para llegar a ser amor, debemos ser sabiduría, pero no tenemos ni idea que lo que es sabiduría.

Todas estas cosas son necesarias para vivir en el Reino de Dios que, no es otra cosa que el Reino del amor

Nosotros somos de carne y huesos, somos materia, materia que envejece y se pudre, como dice Jesús, la carne no sirve de nada.

Conocemos nuestras debilidades, sabemos que somos vanidosos y egoístas, queremos ser destacados entre nuestros propios hermanos, todos tenemos el deseo de ser príncipes o rey,incluso sacrificando nuestra felicidad y la de muchos.

Somos tontos y estúpidos, solo digo la verdad, no tengo intención de ofender a nadie porque me incluyo en todo lo que digo

Lo que está escrito en el Evangelio, debe ser y es un espejo donde mirar lo que somos, para conocernos, y luego de conocernos tal como somos, reflexionar y analizar que tan lejos podemos llegar sin Dios. y cual es nuestra meta.

Somos pecadores de nacimiento, pecado quiere decir error o equivocación, somos esclavos del error o pecado, porque cada error que cometemos trae consigo consecuencias desastrosas – ¿ cuanto tiempo vive un rey ? – y por más que viva muchos años, su vida está llena de sobresaltos, miedos, dolores y enfermedades. por ser rey no deja de ser un mortal como cualquier otro.

Lo siguiente es una parábola, no un cuento, sucede en todas partes, no lo vemos porque no queremos, tampoco queremos oír

Mateo 18

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Setenta veces siete significa siempre, siempre que quien peque contra ti se arrepiente y te pida que lo perdones, por lo tanto, siempre tenemos que estar preparado para perdonar, no es fácil, por otra parte debemos actuar de la misma forma cuando somos nosotros los que pecamos.

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.
24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.
26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

Dios siempre está dispuesto a perdonar nuestros errores o pecados, porque todos sin excepción estamos en crecimiento, y no todos somos igual de rápido para aprender, no somos clones, cada cual tiene su propia personalidad.

28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.
29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

Como en un espejo, veo mi propia estupidez, porque se muy bien que, yo podría ser ese hombre al que se le perdonó una deuda impagable y luego se niega a perdonar una deuda insignificante.

31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.
32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.
33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

No podemos ser tan tontos para entender esta lección de amor al prójimo, solo una persona terca como una mula puede actuar de esta forma y en lugar de crecer para habitar en el cielo donde Reina el Amor. se estanca en su estupidez para habitar en el lugar de las tormentas

34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.
34 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: