LA BIBLIA EXPLICADA

2 enero, 2012

TODOS YA FUIMOS SANTIFICADOS

Filed under: Entretenimiento,libros - religión,Salud y bienestar — eingel1 @ 21:46

I Juan 2: 22 – 28

22 ¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ese es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.

Hay muchas maneras de negar que Jesús es el Cristo hijo del Dios vivo – lo negamos cuando no ponemos en práctica su palabra – lo negamos cuando nos atribuimos el poder de santificar o el poder de juzgar – cuando nos atribuimos una potestad que no la tenemos – cuando pedimos que se arrodillen ante nosotros absurdamente puesto que todos somos hermanos y tenemos un solo Padre, el que está sentado en los Cielos

23 Todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre. Quien confiesa al Hijo posee también al Padre.

Quien confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, debe hacerlo tal cual como lo hizo Juan el bautista:

Juan 1: 19 – 28
19 Y este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron donde él desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle: «¿Quién eres tú?»
20 El confesó, y no negó; confesó: «Yo no soy el Cristo.»
21 Y le preguntaron: «¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías?» El dijo: «No lo soy.» – «¿Eres tú el profeta?» Respondió: «No.»
22 Entonces le dijeron: «¿Quién eres, pues, para que demos respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?»
23 Dijo él: «Yo soy voz del que clama en el desierto: Rectificad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.»
24 Los enviados eran fariseos.
25 Y le preguntaron: «¿Por qué, pues, bautizas, si no eres tú el Cristo ni Elías ni el profeta?»
26 Juan les respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno a quien no conocéis,
27 que viene detrás de mí, a quien yo no soy digno de desatarle la correa de su sandalia.»

24 En cuanto a vosotros, lo que habéis oído desde el principio permanezca en vosotros. Si permanece en vosotros lo que habéis oído desde el principio, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre,
25 y esta es la promesa que él mismo os hizo: la vida eterna.

Y esto es lo que se dijo desde un principio:

Jeremías 31

31 He aquí que días vienen – oráculo de Yahveh – en que yo pactaré con la casa de Israel (y con la casa de Judá) una nueva alianza;
32 no como la alianza que pacté con sus padres, cuando les tomé de la mano para sacarles de Egipto; que ellos rompieron mi alianza, y yo hice estrago en ellos – oráculo de Yahveh -.
33 Sino que esta será la alianza que yo pacte con la casa de Israel, después de aquellos días – oráculo de Yahveh -: pondré mi Ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
*******************************************************************************************************************************************************
34 Ya no tendrán que adoctrinar más el uno a su prójimo y el otro a su hermano, diciendo: “Conoced a Yahveh”, pues todos ellos me conocerán del más chico al más grande – – oráculo de Yahveh – cuando perdone su culpa, y de su pecado no vuelva a acordarme.
*******************************************************************************************************************************************

Esto sucedió cuando Jesús murió crucificado por nuestros pecados y resucitó al tercer día, con su sacrificio Jesús nos santificó a todos por igual.

26 Os he escrito esto respecto a los que tratan de engañaros.
27 Y en cuanto a vosotros, la unción que de El habéis recibido permanece en vosotros y no necesitáis que nadie os enseñe.
Porque como su unción os enseña acerca de todas las cosas – y es verdadera y no mentirosa – según os enseñó, permaneced el él.

Cuando Jesús fue crucificado, nos santificó a todos, a toda la humanidad, esa es la unción que recibimos, no con aceite sino con la sangre de Jesús, con su Espíritu Santo.

Pero somos libres, podemos aceptar o rechazar esta “unción” – la aceptan quienes ponen en práctica la palabra de Dios – el Evangelio – y la rechazan quienes no los aceptan

28 Y ahora, hijos míos, permaneced en él para que, cuando se manifieste, tengamos plena confianza y no quedemos avergonzados lejos de él en su Venida.

Permanecer en el Espíritu Santo y ser dóciles a sus enseñanzas nos lleva a la vida eterna, a la felicidad eterna.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: