LA BIBLIA EXPLICADA

13 octubre, 2011

LA CARIDAD Y EL DIEZMO COMO AFRENDAS A DIOS NO TIENEN VALOR


Lucas 11: 42 – 46

42 Pero, ¡ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar aunque sin omitir aquello.

El diezmo es un impuesto no una ofrenda a Dios. nuestras buenas obras tampoco es o debe ser una ofrenda a Dios, porque, si lo fuera, ya no sería una obra de misericordia, lo que Dios quiere, es que, sus hijos o sea nosotros, seamos misericordiosos por voluntad propia. si nuestra caridad fuese una ofrenda a Dios no tendría ningún valor, sería como pagar un impuesto.

43 ¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas!
44 ¡Ay de vosotros, pues sois como los sepulcros que no se ven, sobre los que andan los hombres sin saberlo!»

Nadie, por más obra de caridad que haga, debe considerarse mejor persona o con más derecho que otras, si creemos que la caridad nos otorga privilegios y autoridad sobre los demás, es un gran error, porque de esta manera estamos juzgando como a personas inferiores a quienes reciben la caridad, – sino que la caridad hace a la persona, por lo tanto, la caridad que hacemos es nuestro “premio” – obtiene mas satisfacción el que da que, el que recibe.

45 Uno de los legistas le respondió: «¡Maestro, diciendo estas cosas, también nos injurias a nosotros!»
46 Pero él dijo: «¡Ay también de vosotros, los legistas, que imponéis a los hombres cargas intolerables, y vosotros no las tocáis ni con uno de vuestros dedos!

Nuestra caridad, no debe ser motivo de jactancia, ni de constituirnos en jueces para condenar quienes no pueden o no hacen caridad con sus prójimos necesitados, nuestras actitudes son las que nos juzgan, y, solo Dios conoce lo que hay en el corazón de cada cual.

Un legista, en lo que legisla debe hacer primar la caridad, el amor, y la justicia, y no imponer pesadas cargas que ellos no lo tocan ni con un dedo.

Las leyes deben estar al servicio de los hombres, y no para esclavizarlos

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: