LA BIBLIA EXPLICADA

11 agosto, 2011

LO IRRACIONAL DE LA ESCLAVITUD DE LAS DEUDAS

Filed under: Sin categoría — eingel1 @ 23:08

Mateo 18

21 Pedro se acercó entonces y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?”
22 Dícele Jesús: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.”

Perdonar también es instruir,, cuando una persona se instruye, adquiere conocimiento inteligencia y sabiduría, con lo cual puede evitar cometer muchos errores o pecados, aunque, algunos o tal vez demasiados, cometen errores deliberadamente por interés propio. esos si que son malas personas, en la mayoría de los casos, las ofensas no son tal sino que las consideramos ofensas por amor propio o “ego”

23 “Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.
24 Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía 10.000 talentos.
25 Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase.
26 Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: “Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré.”
27 Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda.

Cualquier deuda que contraemos, nos hace esclavo, las deudas nos quita la libertad, no se puede vivir endeudados, se vive mal, tanto el pobre como el que se cree rico. – estas cosas ya lo deberíamos saber todo el mundo, ya hemos crecido lo suficiente y seguramente ya tuvimos nuestras malas experiencias, no obstante seguimos tropezando con la misma piedra.- tal vez por nuestra debilidad, porque no recurrimos a Dios y Jesús, somos débiles por no contar con el Espíritu Santo – el gran error es desestimar al Espíritu Santo, – porque no solo contamos con toda la base de datos de Dios, pues el Espíritu conoce todo lo de Dios, y tiene también la fortaleza de Dios, y esa fortaleza es la que necesitamos para poder llevar a cabo todas nuestras buenas obras sin decaer.- la fuerza de carácter y voluntad, reside en el Espíritu

28 Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: “Paga lo que debes.”
29 Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: “Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré.”
30 Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía.

Lo peor de este hombre que no quiso perdonar la deuda de su prójimo, es la estupidez de meterlo en la cárcel, porque de esta forma, jamás podría recobrar su dinero

Este hombre no quiso perdonar, tal vez se sintió defraudado, no asimiló su propia experiencia, de esclavitud por causa de sus gran deuda, – estas cosas ocurren porque no reflexionamos nuestras propias actitudes, y nuestros propios errores, nos endeudamos hasta el cuello, pero cuando Dios nos libra de estas esclavitudes” – volvemos a reincidir por falta de Espíritu y falta de fe.-

Es lo que está pasando en todas partes del mundo, existe una esclavitud por causa del dinero, pero más por causa de nuestra irracionalidad de endeudarnos tontamente, incluso por cosas innecesarias y hasta más allá de nuestros límites. ¿ como puede uno endeudarse más de lo que pouede pagar ? – es irracional totalmente.

31 Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido.

Como dice Jesús, todo lo que esté oculto saldrá a la luz, todos los misterios se conocerán, Dios tiene ojos por todos lados, pasó con Moisés despúés de matar al egipcio- y tuvo que uir

32 Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: “Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste.
33 ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?”

34 Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.

De esta forma se cumple lo que dice Jesús, ” no hagas a los demás lo que no quieres para ti” – el hombre volvió a la esclavitud de sus propias deudas.

35 Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.”

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: