LA BIBLIA EXPLICADA

21 julio, 2011

EL EVANGELIO – SEMILLAS DEL SEMBRADOR

Filed under: Sin categoría — eingel1 @ 1:08

El hombre es impaciente por naturaleza, por eso la paciencia es una virtud espiritual, queremos que, en un día obtener lo que se tarda años, – Dios no hace magia, Dios nos educa para la vida eterna, y eso lleva su tiempo, además, depende de, si queremos educarnos con Dios o no.

Durante 40 años el pueblo elegido anduvo errante por el desierto, fueron duros 40 años porque, primeramente había que erradicar el espíritu de esclavitud que tenían y después aprender a vivir en libertad, no es fácil, es tan duro como cruzar un desierto, – sin Dios como guía, no podemos, Sin Dios como el Padre que nos provee de todo lo necesario, no podemos.

No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios, “mis palabras son Espíritu dice el Señor, sin ese Espíritu nada somos. vivir en libertad es más difícil que ser un esclavo, porque, hay que aprender a valerse por si mismo.

Hay que ser inteligente y tener conocimiento, luego practicar la inteligencia y el conocimiento con “Sabiduría” – la Sabiduría también es Espíritu de Dios. – Es el Espíritu de la verdad.

Veamos la siguiente parábola del Señor:

Mateo 13: 1 – 9

1 Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar.
2 Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo de subir a sentarse en una barca, y toda la gente quedaba en la ribera.

Imagínense, – un hombre no puede enseñar a tanta gente de manera simultánea, para hacerse oír, Jesús tuvo que alejarse un poco de la orilla para que la gente oiga.

Si Jesús hubiera vuelto en carne y huesos, no podría hacer mucho, tampoco creerían en El, porque sería como un hombre más del cual, todo el mundo estaría pidiendo señales como los judíos.

Por lo tanto es necesario aceptar que, Jesús ya volvió y está con nosotros en su forma original, es decir, en Espíritu, y estará con nosotros hasta el fin del mundo.- Dios es Espíritu y Jesús también, Jesús es el viento de Dios. que, como su Padre, puede estar en todas partes al mismo tiempo.

Jesús en Espíritu y su Espíritu, puede estar con cada uno de nosotros en cualquier parte del mundo, porque, nosotros somos templos del Espíritu Santo, Porque, también nosotros nos convertiremos en seres espirituales, de lo contrario no tendríamos la vida eterna y en abundancia.

Tenemos que aprender todo lo que nos enseñe el Espíritu porque proviene de Dios, y el Espíritu conoce todas las cosas de Dios, nos enseña hasta cuando dormimos.

3 Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar.
4 Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron.

Las aves siempre están de paso, van de aquí para allá, son los jóvenes principalmente, – no conocen todavía las cosas de este mundo pero deben conocerlas, aquí es donde debemos ser paciente y no pretender que ya sepan las cosas de Dios, no es conveniente, no se puede poner vino viejo en odres nuevos.

5 Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra;
6 pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron.

El aprendizaje lleva años, Dios no hace magia. hace falta reunir mucho conocimiento y experiencia de vida, recuerden que, Jesús salió a predicar a los treinta años, siendo hijo de Dios hizo también su propia experiencia de vida terrenal, las experiencias de vida, son nuestras raíces profundas que nos hacen crecer

7 Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron.

Los abrojos son las dificultades, similares por su dureza a las mismas que sufrieron los israelitas durante su travesía por el desierto, duró 40 años, es decir toda una vida, ese es el tiempo de nuestro aprendizaje

8 Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta.

La cantidad no importa, puesto que todos somos diferentes, algunos más hábiles que otros, algunos son más fuertes, y otros más débiles, en el caso de la viuda, dos monedas fueron más que suficiente, porque era todo lo que tenía.

9 El que tenga oídos, que oiga.»

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: