LA BIBLIA EXPLICADA

21 noviembre, 2010

LA SALVACIÓN NO ES UNOS DÍAS MÁS EN EL MUNDO

Filed under: Sin categoría — eingel1 @ 0:51

Lucas 23: 35 – 43

35 Estaba el pueblo mirando; los magistrados hacían muecas diciendo: «A otros salvó; que se salve a sí mismo si él es el Cristo de Dios, el Elegido.»

La salvación no consiste en prolongar un poco más nuestra vida en este mundo, sin embargo, hasta ahora, todo el mundo piensa que es así, porque tenemos miedo a la muerte, y ese miedo tenemos que vencer, de lo contrario nuestra fe es muy débil.

36 También los soldados se burlaban de él y, acercándose, le ofrecían vinagre
37 y le decían: «Si tú eres el Rey de los judíos, ¡sálvate!»

Piensen !- ¿ que es un soldado ? – alguien que solo obedece órdenes, hombres que han sido educados para obedecer órdenes, no son hombres libres, porque, lo que hacen no es por decisión ni
voluntad propia, no están muy lejos de lo que es un esclavo. – dependen de la guía de un “jefe”, y sin “jefe”, los soldados ya no saben que hacer y pierden la batalla.

Pero Jesús no vino para ser “jefe” de soldados casi esclavos”, porque, hombres que dependen de la voluntad y decisión de otras personas, no son libres. y quien no es libre, carece de fe.

Como cristiano, Jesús no me obliga ni me da órdenes, sino que, me exhorta me instruye y me guía por un camino hacia mi completa libertad, no me envía a la guerra contra los hombres, me envía a proclamar la libertad, la plena libertad de ser como El” – como un hijo de Dios, porque el Padre no esclaviza a sus hijos.

38 Había encima de él una inscripción: «Este es el Rey de los judíos.»

Es cierto, y no solo de los judíos, sino de toda la humanidad, pero un Rey distinto, un Rey que vino para servir y a cuidar y salvarnos como un verdadero Rey del Amor de
Dios, un Rey que va al frente a dar la vida por sus hermanos, sus amigos, no un rey que se cree dueño de todo sin tener nada.

39 Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!»

Así somos los seres humanos, ni aún en el suplicio dejamos de ser soberbio, esa soberbia que es una venda en nuestros ojos, que no nos deja ver que, Jesús en la cruz estaba salvándonos todos, a buenos y malos, a ricos y pobres, a judíos y griegos, seguimos pensando y creyendo que la muerte es el fin cuando en realidad es solo el principio.

40 Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena?
41 Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho.»

Nosotros no somos condenados por Dios, ni por los jueces de la tierra, sino por nuestros hechos y en cuanto a Dios ni aún por los hechos sino por nuestra soberbia actitud de no querer reconocer nuestras malas acciones.

42 Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.»
43 Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

Cuando el hombre reconoce que sus malas acciones son las causas de sus padecimientos, da gloria a Dios sin hipocresia, entonces viene el perdón de Dios que consiste en la liberación total de nuestra “ceguera”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: