LA BIBLIA EXPLICADA

15 noviembre, 2010

IMITAR LA CONDUCTA DEL CIEGO DE JERICÓ

Filed under: Sin categoría — eingel1 @ 21:41

Lucas 18: 35 – 43

35 Sucedió que, al acercarse él a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna;

El
ciego es como el que no sabe, y el que no sabe es como un ciego,pero
eso no impide que, si queremos ver o aprender, sepamos donde buscar y
con quien aprender.

36 al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello.

Tanto
la ceguera como la ignorancia, no impide el preguntar, si queremos
saber es necesario preguntar, y si queremos ver, solo Dios puede
hacernos ver, el ciego sabía estas cosas, era ciego pero no tonto, la
timides es cosa mala,

37 Le informaron que pasaba Jesús el Nazoreo
38 y empezó a gritar, diciendo: «¡Jesús, Hijo de David, ten
compasión de mí!»

El
ciego sabía quien era Jesús, y de donde venía, la gran mayoría de la
gente que va a los templos, no conocen a Jesús, ni quieren cambiar de
vida, no quieren saber la verdad, y tampoco lo van encontrar en los
templos, Jesús está en todas partes, y especialmente en nuestros
hogares, es también el lugar donde lo podemos encotrar y conocerle.

39 Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!»

Es
seguro que, si alguien busca a Jesús con la misma intención que el
ciego de Jericó, se encontrará con personas que, en lugar de
facilitarle, y alentarle en su búsqueda, haga todo lo contrario y lo
trate de impedir, con un monton de rituales, – que si estás bautizado,
si hiciste la primera comunión, si te confesaste, si pagaste el diezmo,
que la ofrenda y un monton de requerimientos previos para nada, el
ciego no hizo caso de los que trataban de hacer “callar” sino que
gritaba más fuerte, asi debemos hacer, si alguien trata de impedirte
encontrar a Jesús, “grita más fuerte” – la debilidad de carácter es
cosa mala.

40 Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó:
41 «¿Qué quieres que te haga?» El dijo: «¡Señor, que vea!»
42 Jesús le dijo: «Ve. Tu fe te ha salvado.»

Lo
que Jesús quiere, es que lo busques, y que lo conozcas, y si alguien te
dice que todavía no volvió – no le creas, no dudes que si lo buscas, lo
vas a encontrar en cualquier parte, y seguro te dirá lo mismo que al
ciego, ” ve. Tu fe te ha salvado” – y te dejará libre, no tratará de
detenerte, ni te pedirá ofrendas, ni el diezmo, ni nada, sino que El te
dará todo lo que necesites. La fuerza de voluntad es cosa buena, sin
voluntad no se puede lograr la fe.

Dios no necesita, nosotros somos los necesitados de El.

43 Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: