LA BIBLIA EXPLICADA

15 abril, 2010

EL AMOR AL PRÓJIMO NO ES UN RITUAL

Filed under: Sin categoría — eingel1 @ 23:53

Amarás a tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas y toda tu mente y amarás a tu prójimo como a ti mismo – no hay mandamientos más grandes que estos dos.

 

Es evidente que los dos mandamientos principales de Dios no se lleva a la práctica.Las crisis socio-económicas en todas partes del mundo, es causa de la no predicación y práctica del Evangelio, de la palabra de Dios. principalmente por los "religiosos"

 

Las instituciones religiosas emplean mandamientos distintos como principales y dejan de lado la palabra de Dios.

 

Todo el derecho canónico establecido por la iglesia católica, es contraria total y absolutamente al Evangelio.

 

Lo mismo pasa con las demás "iglesias"  – al  ser jerárquicas , de por si establecen privilegios, incluso en el derecho canónico que forma parte de la educación de los sacerdotes, establece claramente privilegios,  en contraposición de todo el Evangelio. y proclama la negación de Dios.
 
La actitud asumida por Jesús el Hijo de Dios, no tuvo absolutamente nada de lo que pudiera ser considerado como privilegio,  todas sus obras y sus enseñanzas se oponen drasticamente a todo privilegio,   y está escrito, Dios no hace acepción de personas

 Lucas 10

1 Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir.
2 Y les dijo: "La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.

 

Los obreros son pocos, y como Dios es el único dueño de la mies, – es a Dios a quien debemos rogar para que envíe obreros, es Dios el que envía.

Jesús lo confirma al decirle a sus apóstoles,  "Yo los elegí a ustedes, no ustedes a mi" –  ¿ porque entonces las religiones eligen y crean escuelas de : pastores – ministros – sacerdotes etc. –  vemos en este proceder, la negación de Dios, puesto que es Dios el que conoce los corazones de los hombres que serán sus obreros.

3 Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos.
4 No llevéis bolsa, ni dinero, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.

Todas estas cosas que Jesús recomienda no llevar para predicar la palabra,  forma parte de la enseñanza del que predica y de los que van a recibir la palabra,  – esto tampoco se practica sino todo lo contrario,  cuanto más espectacular sea una supuesta predicación, cuanto más fama, y más llamativa sea su vestimenta,  más aplausos reciben, pero la gracia de Dios se muestra ausente. porque el modo de proceder es contrario a Dios.

 

5 En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a esta casa."
6 Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros.

 

Si Jesús hubiera querido que sus discípulos construyeran templos donde predicar, no hubiera dado estas normas,  es más, Jesús resalta la práctica de buscar un casa donde hubiera personas de paz, y quedarse allí hasta que hayan terminado su trabajo,  pero,  – ¿ quien llevaría a la gente que quiere buscar lo nuevo, los que quieren una vida mejor y distinta de la que ya conocen ?  – está escrito,  " Nadie puede venir a mi si mi Padre no lo atrae",  – porque Dios, se deja encontrar por aquellos que lo buscan con sinceridad.

 

7 Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa.

 

La recomendación es permanecer en la misma casa, no ir de casa en casa, sin embargo – muchas religiones van casa por casa. y de nuevo niegan la palabra de Dios.Porque el obrero merece su salario,  pero solo de lo que tenga el anfitrión, no que el obrero   pida ofrendas y el diezmo – porque estaría negando la palabra de Dios,
 
8 En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan;
9 curad los enfermos que haya en ella, y decidles: "El Reino de Dios está cerca de
vosotros."

 

Comer en término bíblico es predicar el Evangelio, porque nadie come solo  estando en compañía, comed lo que os pongan, significa que solo debemos predicar a los que quieren escuchar,  porque nadie aprende si no quiere,  nadie aprende de manera obligada, tampoco es forma de actuar de Jesús,  " el que quiera oír que oiga"  es lo que El dice.
El Reino de Dios es el Espíritu Santo,  sin el Espíritu no podremos conocer ese Reino, y es el Espíritu quien terminará la obra que empezaron los obreros,  el obrero, predica, pero es el Espíritu quien da el entendimiento, el que hace crecer,  está escrito:  Uno planta otro riega, pero es Dios quien hacer crecer.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: